Embarazadas y Mamás
EyM en la nube
¿Nos sigues ya? Apúntate desde aquí

Introduce tu correo electronico:

Otras cositas

Diferencias entre el Primer y el Segundo hijo

Si te ha gustado el post... ¡¡COMPÁRTELO!!

Por mucho que queramos vivir los momentos de igual manera no es lo mismo con el segundo hijo que con el primero. El primero nos pilla de “novatos” mientras que con el segundo hemos ganado experiencia aunque, para ciertas cosas, el tiempo es más limitado con el segundo que con el primero. ¿No os cierto? Os dejamos unos ejemplos:

1. Celebraciones

 cesarea_4ceef1b2c86985bc8d95054991-300x241-300x240

El primer hijo: Cuando estábamos esperando nuestro primer hijo la gente lo celebraba como si ninguna mujer hubiera tenido un bebé antes. Era bañada en regalos y atención por parte de familiares, amigos, amigos de la familia y amigos de los perros de los amigos de la familia. Tras la llegada de la bebé, las visitas llenaron la sala de espera.

El segundo hijo: Umm … ¿dónde se fueron todos? Menos mal que la familia (más cercana) tiene tiempo para ir a veros


2. Documentación

 alergias-y-embarazos

Mi primer hijo: La documentación fotográfica comenzó antes de que mi vientre embarazado fuera visible aún y continuó semanalmente (más como un diario de vida) durante los dos primeros años de vida de nuestra hija en el exterior.

El segundo hijo: Cualquier foto que capturara mi segundo embarazo pasó inadvertida hasta casi el final, cuando decidimos que era mejor tomar unas cuantas fotos sólo para demostrar que sí ocurrió. Eso si, los pequeños tienen todo un “book” al igual que sus hermanos mayores


3. Enfermedades

El primer hijo: La bebé estuvo libre de resfriados todo su primer año de vida.

El segundo hijo: Debido a la capacidad para contraer infecciones de sus hermanos mayores las pequeñas han tenido una nariz que moquea desde la primera semana desde su nacimiento. No sabemos si es que son delicadas o propensas a coger todo lo que traen sus hermanos


4. Gestión del tiempo

El primer hijo: No había tiempo para hacer nada excepto cuidar a la bebé. Las salidas eran cronometradas con precaución, para no enfadar a los dioses de la siesta. No podías comprometerte a ningún plan, sin dar una advertencia respecto a la probabilidad de cancelarlo, porque la programación de un día no podía predecir el siguiente.

El segundo hijo: No podemos entender cómo es que nos sentíamos ocupadas cuidando a un solo hijo ¡¡por favor donde se fue nuestro tiempo!! Porque, aunque respetamos las siestas es imposible que siempre sean en casa! (el otro día la más pequeña mía se me durmió en el carro de la compra!)


5. Lactancia

 lactancia_materna_01

El primer hijo: tenía grandes esperanzas de que mis pechos se recuperaran después de la lactancia.

El segundo hijo: Todas mis esperanzas están perdidas. Eso si, con el segundo, gracias a la experiencia y a la información, duró más tiempo y fue mucho mejor.


6. La atención

 foto-bonita-tierna-niños-dormir-perro

El primer hijo: Nos apresuramos a responder cada vez que lloraba en la noche, por el bien de la bebé.

El segundo hijo: Nos apresuramos a responder cada vez que llora en la noche, para que no despierte a sus hermanos. De cualquier forma ¡¡no sabemos que es dormir una noche del tirón!!


7. Limpieza

El primer hijo: Los peques recibían un cambio de vestuario completo tras ensuciarse con la más mínima gota de saliva. Salir a la calle no era llevar un pañal y una muda por si acaso, era salir con toda una maleta!

El segundo hijo: Se limpia la baba con otras partes de la ropa que lleva puesta, o la ropa que llevamos puesta nosotras, también rascar o quitar con el pulgar, también colgarla para que lo demás se caiga al suelo. En resumen, utilizar cualquier método de limpieza que sea más práctico y continuar. Un aumento exponencial de ropa para lavar es uno de los grandes traumas de tener un segundo hijo.


8. Desarrollo

 El-bebé-comienza-a-caminar1

El primer hijo: Estimulamos sus habilidades motoras y el desarrollo ambulatorio. Alabamos todos sus logros.

El segundo hijo: En su día se nos pasó por la cabeza atarlas al suelo con cinta adhesiva, ya que sabemos qué dificultades trae la movilidad de un bebé. Aunque lo intentamos todos los días nos dimos cuenda de que es imposible moverse físicamente en dos direcciones opuestas al mismo tiempo.


9. Seguridad

 seguridad-infantil-en-el-hogar

El primer hijo: Pusimos cualquier cosa que se hiciera a prueba de bebé en la casa, esto tenía el fin de protegerla de los peligros de la casa.

El segundo hijo: ¿Cómo puede alguien pensar que una casa es peligrosa en comparación con una niña de tres años? Protector de enchufe y barreras es a lo más que hemos llegado


10. Cercanía

64

El primer hijo: Queríamos abrazarlos todo el tiempo. Cuando dormía con nosotras era una bendición y tuvimos el placer de dormitar al azar con ella durante cualquier momento del día.

El segundo hijo: Queremos abrazarlas todo el tiempo, ella es nuestra última hija. En mi caso, que no duerma conmigo es muy raro porque está empeñada en que mi cama es su cama y siempre tiene que estar entre su padre y yo. Ainsss!! El colecho es precioso pero un ratito por favor ¡sólo un ratito! ¡¡Ah!! Sin olvidar al hermano que parece ser que duerme a los pies los fines de semana.


11. Productividad

El primer hijo: Los fines de semana la familia hacía todo junta. Parecía que teníamos todo el tiempo del mundo y cada viaje era de novela. Había dos de nosotros y uno de ellos… nada podía impedir nuestro progreso.

El segundo hijo: Divide y vencerás. Nos llevó un par de viajes averiguarlo. Inevitablemente, uno de nosotros tenía que correr al baño de una tienda con la pequeña, mientras que el otro se sentaba en el auto estacionado y amamantaba a la recién nacida. Eso, sumado a los llantos de la peque que odia el coche o del mayor que se mareaba, provocaba que nadie pudiera llevar a cabo la misión. ¡Se acabaron las excursiones hasta que la peque tuvo 2 años! (que no es que fueran mejor pero por lo menos el mayor no se marea)


12. Organización

niños-y-madre-que-recogen-los-juguetes-44851610

El primer hijo: La casa se llenó de artículos para bebé y juguetes. Estábamos muy emocionadas cuando crecieron y dejaron de usar todos esos accesorios para bebé, como la alfombrilla de actividades, el dinosaurio de ejercicios y la silla alta, hasta que nos dimos cuenta que los niños más grandes tienen juguetes más grandes también.

El segundo hijo: Ya casi no queda ninguna posesión de adultos en la casa. Sin importar cuantos recipientes atractivos pueda encontrar para guardar los juguetes, nunca son suficientes.


13. Beneficios

El primer hijo: Tenía el beneficio de toda nuestra atención. Lo que era bueno, porque no teníamos idea de lo que estabamos haciendo.

El segundo hijo: Tiene el beneficio de nuestra experiencia. Lo que es bueno, porque estamos ocupadas explicándoles a sus hermanos por qué ellos ya no tienen más toda la atención.


14. Impacto de vida

Día-de-la-Madre-2

El primer hijo: El impacto de la paternidad fue tremendo y terrorífico! Un mar de dudas por responder que sólo se aclaran con la experiencia.

El segundo hijo: La misma sensación multiplicada por dos. Porque eso que os dicen de que el segundo va rodado, que ya sabes que hacer… ¡¡es mentira!! Cada niño es un mundo y no hay dos iguales (ni aunque sean hermanos)


15. Amor

mano-y-pie

El primer hijo: Nos entregaron el amor más poderoso que he sentido en toda mi vida por primera vez.

El segundo hijo: Nos entregaron el amor más poderoso de toda mi vida, por primera vez, de nuevo.


16. Cumpleaños

cumpleanos-en-parque

El primer hijo: Con el primero lo tenías todo planificado meses antes y el día del evento ibas por la mañana a dejarlo todo preparado ¡no se te olvidara algo!

El segundo hijo: Con el segundo, si tenéis la suerte de Cristina tenéis espacio entre uno y otro y podéis dejarlo todo planificado con tiempo e incluso decorarlo el día antes pero si os pasa como a mi tenéis menos de 15 días entre uno y otro y si lo hacéis junto no se os olvide (si son niño y niña) de tener una mesa de princesas y otra de un súper héroe porque sino uno de los dos no soplará las velas de la tarta ¡no se vayan a reír sus amigos de él/ella!

Si te ha gustado el post... ¡¡COMPÁRTELO!!

Deja un comentario

Categorías
Nuestras recomendaciones del mes son:
make it real
korbo
haba
MaterialEscolar
Lois
egmont
Edebé
Curiosite
el naturalista kids
pixoworld
Batidora Ediciones
imc toys
indigena cosmetics
Azarbe
aire de fiesta
regalos con foto
educa borrás
science4you
Lottie
Creavea.es